Los chicos de quinto grado armaron un termómetro casero utilizando una botella de plástico, un sorbete, plastilina y agua con colorante.

Esta actividad les permitió comprender mejor el funcionamiento del termómetro que utilizan cada vez que tienen fiebre y los conceptos aprendidos en clase.

 

artículos blog

Buscar Articulos