Del jueves 1 de Junio al Domingo 4, nos fuimos de reencuentro un grupo de alumnos de 5to año. Durante este retiro trabajamos sobre: nuestra historia, nuestras heridas, y nuestra vocación.

Llegamos al retiro sin saber bien que esperar, no sólo porque no sabíamos de qué se iba a tratar, sino también porque todos creíamos que como grupo no íbamos a poder aprovecharlo. Sin embargo, fue todo lo contrario; todos nos lo tomamos muy seriamente y pudimos disfrutarlo.

En lo personal, la pase muy bien. Llegue sin tener idea que quería hacer para el resto de mi vida, mucho menos que carrera iba a elegir, y con el paso de los días durante el Reencuentro pude tener una idea más clara. Con los diferentes temas que se nos proponía trabajar, pude trabajar distintas “heridas” que tenía inconclusas, y ver como aspectos de mi historia tienen consecuencia en mi persona hoy. Además, logré darme cuenta cual es el estilo de vida que quiero tener y qué cosas me apasiona hacer o me hacen “arder el corazón”. En cuanto al grupo, me gustó porque me sentí muy cómoda y acompañada. Los coordinadores pusieron todo de sí; nos acompañaron, mucho durante todo el proceso. Al fin y al cabo, fue mi retiro favorito y del que más me llevo.

Catalina Appiani

En mi opinión, el retiro fue un éxito. Creo que tanto los asistentes como nosotros, pudimos disfrutarlo. Me sentí muy acompañada tanto por mi fraternidad, como por el grupo en general. Me sorprendió cada testimonio, la forma en la cual todos se abrieron a pesar de no conocernos. Este retiro me ayudó a conocerme un poco más en muchos aspectos, me ayudó a ver mi vocación desde otro punto de vista. La charla de “heridas”, y los testimonios de mis amigos, me ayudaron a darme cuenta que tengo que ser más comprensiva. Para cerrar, estoy muy contenta de haber vivido esta experiencia, y si pudiera la repetiría una y mil veces más.

Sol Real Calvo

 

artículos blog

Buscar Articulos