Los alumnos de tercer año, por curso, fuimos a visitar diferentes geriátricos. Juntos, rescatamos una buena experiencia, en donde pudimos conversar con ancianos, la mayoría con enfermedades, y así poder alegrarles el día, dándoles ánimo, algo que no reciben todos siempre.

En muchos casos la gente no podía mantener una conversación estable, sin embargo logramos llegar al encuentro con ellos, reírnos, emocionarnos, y escucharnos.

En conclusión, nos dimos cuenta de que hay que disfrutar la vida porque alguna vez vamos a estar en esa situación. Y, que como muchas de esas personas no tienen familiares que los visiten, decidimos hacerlos sentir animados, queridos, lo que nos hizo sentir alegres a nosotros también.

Bautista Hardie
Joaquin Zizzi

 

artículos blog

Buscar Articulos