En tercero aprendemos sobre el funcionamiento y las partes del cuerpo humano.

Aprovechamos la oportunidad para divertirnos conociendo nuestros organismos y también a los compañeros. “Entramos en calor” ordenándonos alfabéticamente en el aula. La “trampita” fue que lo tuvieron que hacer por nombre y no por apellido. Primero las nenas por un lado y los varones por otro. Luego  se mezclaron. Separados en grupos mixtos, grandes, los alumnos debían organizarse y contorsionar sus cuerpos para deletrear el nombre de uno de ellos. Posteriormente, entre todos formaron “Champagnat”

Llegó la hora de aprender los nombres de los huesos y su ubicación, para eso pegamos unos esqueletos en hojas de colores  y copiamos las posturas ¡Tan divertidas resultaron que tuvimos que sacarnos fotos!