El martes de 6 de Junio fue un día especial. Celebramos y conmemoramos la vida de San Marcelino, fuente de luz e inspiración para nuestra institución.

Nosotros, alumnos, docentes y directivos de primaria compartimos una mañana distinta. Una mañana en la que tuvo lugar el juego, el disfrutar de los compañeros y docentes desde otro lugar, fuera de lo rutinario de un aula, el compartir juntos un desayuno, y el aprender y conocer más sobre la vida de San Marcelino, entre otras cosas. En este día especial también, se vivió y se tuvo experiencia de fraternidad (valor que San Marcelino tanto empeño puso por transmitir) en diferentes ocasiones, como por ejemplo, en la ayuda que brindaron los alumnos de 5to año, acompañando y motivando a los alumnos más pequeños a jugar y divertirse. En definitiva, una mañana que sin duda necesitó de la colaboración, esfuerzo, y buena onda de todos, para que la pudiésemos disfrutar.

Agradecemos a todos aquellos que colaboraron y acompañaron durante este día, para que los alumnos pudiesen disfrutar de una jornada distinta, pero que también llevaba en sí misma muchos espacios de aprendizaje, y en la cual como San Marcelino decía, pudieran sentirse queridos por quienes somos encargados de acompañarlos en el crecimiento de sí mismos, y en el caminar junto a Jesús, San Marcelino, y nuestra Buena Madre.