Los alumnos de los 5º grados compartimos junto a nuestras familias y catequistas, la mesa de la Eucaristìa.

Le presentamos a Jesùs nuestro gran deseo:  Un corazón sin fronteras para amar.

Para ello nos proponemos caminar juntos, como maristas, siguiendo las huellas de San Marcelino, permaneciendo en el amor de Jesùs y Marìa, construyendo el Reino entre nosotros.