Comunidad de Hermanos

Convivencia 5º grados  
Los alumnos de los 5º grados fuimos de Convivencia a la Villa Marista San José de  Luján, acompañados por nuestras maestras catequistas, el Hno. Ángel Duples y Marcela Rodriguez.
En la jornada se hizo presente el valor de la fraternidad en  nuestros juegos, trabajos y dinámicas. Descubrimos que desde la sencillez, el amor puesto en las cosas cotidianas, la fe y confianza en Dios como también el amor a María podemos preparar nuestro camino a la santidad como lo hizo nuestro Padre Champagnat.


La convivencia de los 5º grados estuvo muy divertida

Comenzamos expresando deseos a nuestros compañeros mientras íbamos atando hilos de lana hasta formar un ovillo grande que nos representó como grupo. Descubrimos que los santos al igual que San Marcelino se esforzaban por amar como Jesús nos enseña y que todos podemos hacer cosas importantes para eso. También leímos y compartimos algunas situaciones de la vida del Padre Champagnat. Aprendimos que fue un hombre alegre, sencillo, muy trabajador, sensible ante las necesidades de los demás y con una gran confianza en Jesús y María. No faltaron los juegos y el disfrutar con nuestros compañeros y profesores. Lara Musso Diomede 5º grado “C”




Convivencias 5º grados


Jesús nos llama a ser sal de la tierra y luz del mundo. Nos invita ser como Él, viviendo todo lo que nos enseñó.  Para ello debemos dejarnos  sembrar por la Palabra de Dios.
Los chicos de los quintos grados queremos decir…
  • Viva por los chicos que escuchan a Jesús con cariño porque Él les enseñará   a  ser   sus   discípulos.
  • Viva  por   los   chicos  que son generosos porque Dios  les regala   su Reino.
  • Viva por los chicos que se reúnen para hacer cosas   por Jesús    porque Él estará en medio de ellos.
  • Viva por los chicos que son alegres porque son la sonrisa de Dios en el mundo.
  • Viva por los chicos que estudian para ser mejores porque harán mucho bien a sus hermanos.
  • Viva por los chicos que son humildes porque encontrarán el camino a ser santos.
  • Viva por los chicos que tienen fe porque la luz de la esperanza nunca se va a apagar.
  • Viva por nuestras familias que nos ayudan a crecer  y  nos regalan su comprensión   y    ternura.