El viernes pasado nos fuimos de convivencia. Estuvo muy buena. Apenas llegamos nos dijeron que pongamos la comida en la cocina porque íbamos a compartirla en el almuerzo.

Después  cada uno se presentó y contó qué animal y qué famoso le gustaría ser y por qué, con eso pudimos conocer de otra manera a nuestros compañeros. Más tarde los coordinadores propusieron jugar al fútbol de a dos, es decir, dos personas juntas tomadas de la mano. Nos costó porque era difícil ponerse de acuerdo. Pero nos enseñó que somos distintos. Casi llegando al medio día tuvimos un momento de reflexión personal  y compartimos parte de lo que habíamos escrito para que los demás vean qué es lo que cada uno piensa sobre la forma de ser del grupo. Compartimos el almuerzo, tuvimos un momento de recreo y luego mostramos nuestras habilidades, o algo en lo que alguno se destacaba.                                                                                                                    

La verdad que estuvo muy bueno y sirvió para reflexión del grupo.

Bautista Hardie y Joaquín González Crende